Entre groserias y piropos.

Escrito por Aquipasadetodo 11-02-2018 en Piropos. Comentarios (0)

Tenia 13 años, cuando un dia saliendo del colegio, vi unos chicos a la salida, silbando, y tirando piropos?; a una chica muy linda que caminaba por la acera del frente. Por otro parte, tenia 16 años, cuando le dije a una chica, que en ese momento, me gustaba, “estas muy linda”; y ella sonriendo me agradecio, mientras teniamos sonrisas cómplices entre nosotros.

 Con estas dos situaciones, diferentes, pero parecidas en cierto punto, queria empezar a hablar sobre un tema, que durante este ultimo tiempo, esta en la mesa de debate de muchos.Y es el acoso callejero y los piropos, su similitud y sus diferencias entre ambos. Porque todos nos sentimos confundidos y nos preguntamos, ¿esta mal el piropo?, ¿es lo mismo el acoso callejero y el piropo?,¿son extremistas las feministas?, entre otras preguntas.

 Primero habria que saber la definicion de ambos.Comencemos, con la de piropo: es una frase ingeniosa que se dirige a una persona para adularla o enamorarla.En general se da de un hombre hacia una mujer y en menor medida de una mujer hacia un hombre. Por otro lado, tenemos la definicion de acoso callejero: es una forma de acoso sexual que consiste en comentarios indeseados, silbidos y otras acciones similares hacia personas desde extraños y en espacios públicos. Esta forma de acoso es diferente de otros tipos de violencia como el acoso laboral u homófobo.

Aunque las definiciones las saque de wikipedia,(son las más objetivas que pude encontrar),podemos aqui observar una diferencia entre ambos, y es que no todo piropo debe ser tomado como acoso callejero. No es lo mismo, que alguien conocido, ya sea amigo, compañero o novio, te diga un halago, a que un desconocido, de la nada te grite cualquier cosa en la calle. Ojo, ya sea conocido o no, las groserias y vulgaridades disfrazadas de “piropos” deben ser repudiadas. Pero, el grado de relación que tengas con esa persona, y la confianza que tengas con ella, influye en la forma y en las cosas que puedes decir y como lo puede tomar el receptor del mensaje. Una cosa es, ser educado y querer demostrar el aprecio que le tenes a esa persona; otra es ser un tremendo “pajero”.

 Tambien tendrian que admitir las feministas, que lograron que se hable sobre este tema pero no de la forma correcta, sino de una forma parcial y que oscurece mas el panorama. No mentire, a mi, como a una porcion de los hombres, cuando nos cruzamos alguna chica por la calle y nos encanto, se nos cruza en la cabeza decirles algo, pero no lo hacemos.Simplemente por respeto, y porque no la conocemos. O también, cuando nos quedamos mirando por un tiempo prolongado a una mujer por su belleza, pero sólo mirarla y saber que no la volveremos a ver o que no pasara nada entre nosotros. Ambas situaciones son tomadas en la actualidad por algo misogino, Y creo que aqui, se mezcló y se malinterpreto, los llamados “juegos de seduccion” con el “acoso callejero”. Son distintos, aunque no lo parezca, y en el primero, pueden participar,directa o indirectamente, con el consentimiento de ambos, el hombre como la mujer. En el segundo, sólo participa uno de ellos, y sin el consentimiento del otro, produciendo una invasión a la privacidad y al espacio personal de la otra persona.

Con todo lo dicho, podemos decir que el movimiento feminista, como los que no se encuentran familiarizado con esta ideologia, deberían hacer al mismo tiempo una autocrítica, y debatir sobre esto, para delinear cuando hay acoso, y cuando no. Quizas los mismos comunicadores, de ambas partes, hayan sido culpables de esta confusión, que produce odio, bronca y prejuicios de los 2 bandos.

En conclusion, creo que, es necesario, cuanto antes, abrir el debate escuchando todas las voces, y trazar claramente la linea que separa el juego de seduccion con el acoso callejero. Además, hay que saber separar y distinguir el tipo de piropo que se dice y de quien proviene, como dije parrafos anteriores, no es lo mismo que tu novio o amigo te diga un cumplido, siempre con respeto a que un desconocido lo haga.